ORACIÓN IGNACIANA PARA NIÑOS

jueves, 15 de junio de 2017

Taller de OI en Colegios de Mamá Antula en Gonzalez Catán

El 13 y el 14 de junio se llevó a cabo un nuevo taller de OI, esta vuelta para la red de colegios de Mamá Antula en Gonzalez Catán, Buenos Aires. Dos papás guía y dos jóvenes GIA viajaron en esta ocasión desde Santa Fe para colaborar con el Padre Leonardo Nardín en el dictado del taller que contó con la asistencia de más de 30 personas.

Testimonios de los papás guías:

Les escribo todavía conmovido por esta experiencia  con el taller de O.I. en Gonzalez Catán. 

Me conmueve ver la obra de Dios en los corazones de la comunidad del Colegio Inmaculada cuando nos acercamos a Él como nos enseña San Ignacio.

Doy gracias por ver a los hasta ayer "nuestros niños" convertidos en jóvenes guías de oración y como su ser misionero despertó en los jóvenes del colegio visitado el deseo de imitarlos, conocer, amar y seguir a Jesús.
Conmovedor el deseo de los niños y docentes por igual de tener un encuentro profundo, en silencio y en comunidad con Jesús, como si esta oración ya estuviera grabada en sus corazones y nosotros sólo los guiamos hacia ella.

Como padre una gracia enorme poder misionar con Joaquín, mi hijo, y Armando, a quien conozco desde la sala de tres años, hoy maestros de oración!!

Aliento a los padres a acercarse a esta hermosa misión junto a sus hijos y de la mano de nuestros santos amigos, San Ignacio y la Beata Mama Antula, como decía esta, a " Andar hasta donde Dios no es conocido, para hacerlo conocer".

Gracias.
Carlos Berón




El taller de oración ignaciana en Gonzalez Catán fue una experiencia muy gratificante, un verdadero regalo del Padre. Fue muy emocionante ver y escuchar a los jóvenes hablar de Dios con tanta naturalidad, confianza, cercanía. Se nota que tienen a Jesús metido muy dentro de sus corazones. Para los que estamos hace años guiando la oración ignaciana es ver el fruto, la cosecha; ¡ una alegría inmensa !
Quiero agradecer al Padre Leonado por habernos enseñado esta manera de rezar tan maravillosa y profunda; pero a la vez muy simple. Muchas gracias a tanta gente del colegio San Mauricio que con tanto cariño preparó todo para que el taller pudiera realizarse, a las hermanas "Hijas del Divino Salvador" que tan generosamente nos alojaron. Gracias por habernos hecho conocer a Mama Antula (María Antonia de Paz y Figueroa o Beata María Antonia de San José).
Otra cosa que me reconfortó y me llenó de esperanza fue la avidez de los docentes, catequistas y sobre todo de los chicos de secundaria por poner en práctica la oración ignaciana. Ojalá se pueda implementar en muchos colegios y parroquias para el bien de tantos chicos y jóvenes.
¡ Confiemos en el Sagrado Corazón de Jesús, que así será !

Josefina Gutierrez





Testimonio de uno de los GIA:

Por las experiencias vividas, primero que nada agradecer al padre Leonardo y al Colegio San Mauricio por abrirnos las puertas y el corazón para vivir esta hermosa experiencia. Es importante, más allá de una evaluación grupal, realizar una evaluación individual. Desde mi lugar, esta experiencia me dió mucho más de lo que yo pude dar desde mi persona, mejor dicho de lo que Dios pudo manifestar mediante nuestra lengua y nuestro corazón. Es importante destacar la pureza y sinceridad de los chicos, los que realmente hacen a la oración ignaciana. Quiero agradecerle a Dios por darme esta oportunidad y quiero pedirles a aquellos docentes, alumnos, hermanas que estuvieron presentes, que no sea la llama del momento lo que haga luz, que pueda mantenerse vivo este fuego que Dios encendió en nuestros corazones, continúen con esta oración porque los frutos que da quedan por el resto de nuestras vidas y, les aseguro que  en la de los chicos también, que es lo más importante. Hagamos que esos chicos puedan sentir a Dios, puedan conocerlo, amarlo, y para toda la vida puedan amarlo, Gracias a ustedes, a los chicos y sobre todo a Dios por haber hecho de esta una experiencia gratificante.

Armando Serralunga.

Mensaje del Padre Leonardo Nardín SJ: 

Queridos Participantes del Taller de OI:

Gracias a Dios por los días compartidos en Gonzalez Catán, acompañados de la presencia fuerte de Mama Antula, apóstol de los Ejercicios Espirituales.

Les doy muchas gracias a la gente que hizo posible esta experiencia, a los que estuvieron previamente preparando todo. También a los papás y los chicos de Santa Fe por su disposición generosa para dar su tiempo, su energía, su cariño.

Sentí a Dios en la buena disposición de todos para tomar a cargo esta misión de llevar a Jesús donde no es conocido del todo para hacerlo conocer cada día más, para más amarlo y más seguirlo. Vivir esta expansión de la gracia de la OI es un consuelo espiritual muy grande porque se hace sentir la obra de Dios.

Quedo a disposición. 

Dios los bendiga y mucho ánimo en la tarea pastoral. 

sábado, 8 de abril de 2017

Taller de Oración Ignaciana en Asunción del Paraguay y Posadas

El 27, 28 y 29 de marzo de 2017 se desarrolló un taller de OI en el Colegio Cristo Rey de Asunción del Paraguay que contó con la participación de 77 personas, entre docentes, directivos, catequistas y papás de la comunidad.
Los días 30 y 31 de marzo, nos trasladamos a Posadas, para dar otro taller de OI en el Colegio San Ignacio de Loyola, que también contó con una nutrida asistencia.

TESTIMONIO DE UN PAPÁ MISIONERO

Dos momentos llegaron a mi cuando decidí viajar a Paraguay y Posadas.

Uno me llevó a mi época de estudiante en el colegio Inmaculada, cuando estudiaba la vida de San Roque González de Santa Cruz y compañeros mártires. El otro fue el Hermano Luis Berger SJ. Lo otro que me impactó fue cómo este Hermano, camino a Paraguay, se quedó en Santa Fe y pintó el cuadro que fue Nuestra Señora de los Milagros. Y ya en tierra guaraní, poder caminar la tierra donde el Santo sembró la Palabra de Dios. Viviendo la máxima "en todo amar y servir"  y poder seguir el camino de estos hermanos en Cristo.

Ya en el colegio Cristo Rey, el calor y el amor de nuestros hermanos nos hicieron sentir en casa.

La jornada comenzó de menor a mayor, creciendo en emotividad y a medida que el tiempo transcurría el Señor hablaba por nosotros y Él nos hablaba por boca de los niños.

La comunidad de Jesuitas de Paraguay que me hizo sentir uno más de su familia, los padres del colegio y demás personas que nos ofrecían su oración, es un tesoro que nos mantuvo todo e tiempo en pie.

Ya en Posadas, llegamos al colegio San Ignacio de Loyola. Allí un grupo de niños deseosos de seguir a Jesús hicieron que sus relatos y vivencias nos pusieran en el cuadro que ellos imaginaban.

Muchas historias, mucho Amor, mucha solidaridad, mucho cariño, muchas manifestaciones de Dios es lo que trajimos en nuestro corazón, docentes y padres llenándonos de cariño.

Gracias Paraguay, gracias Posadas y como nos dice Francisco recen por mi que yo rezo por ustedes. Porque todo esto lo hacemos para la mayor gloria de Dios.

Alejandro M. Villar
Antiguo alumno del colegio Inmaculada y papá de dos alumnos.















Palabras de agradecimiento del Padre Leonardo Nardin con motivo del taller de Bs As


Agradezco a todos los destinatarios por la realización del Taller de Oración Ignaciana en los colegios del área de San Miguel.
Muchas gracias a Silvia Rodriguez Sager y Fernanda Barceló, mamás de Inmaculada, por la generosidad de arreglar todos sus compromisos en Santa Fe, para compartir su práctica de oración en este taller.
Muchas gracias al colegio del Patriarca por la cálida hospitalidad, la disponibilidad de todos los recursos, espacios, gente, etc. , muchos detalles que le dieron calidad al encuentro.
Muchas gracias a Rafael Velazco y a su comunidad por habernos regalado una muy entretenida cena fraterna en la comunidad de San Roque Gonzalez.
Muchas gracias a los chicos del colegio que se abrieron con tanta limpieza a esta nueva experiencia de oración.
Muchas gracias a todos los participantes por el buen espíritu que pusieron para compartir e intercambiar saberes y el entusiasmo de recibir esta propuesta.
Soñar con que esta pequeña experiencia sirva para que nuestras comunidades tengan más espacios de encuentro con Dios es muy consolador. 
Quedo a disposición. Pusimos en manos de Nuestra Señora de los Milagros esta semilla para que sea fecunda en frutos del Reino.

Leonardo Nardin SJ


Taller de Oración Ignaciana en Buenos Aires, zona San Miguel

El 16 y 17 de marzo se llevó a cabo un taller de oración ignaciana en los colegios Máximo y Patriarca José de San Miguel. El mismo fue dictado por el Padre Leonardo Nardin SJ y contó con la participación de las misioneras Fernada Barceló y Silvia Rodriguez Sager de Leal del Colegio Inmaculada de Santa Fe.

TESTIMONIO DE UNA DE LAS MISIONERAS

Como lo prometido es deuda, acá envío unas breves líneas que van a intentar aunque sea acercarse a lo que experimenté en tan solo dos días y medio que duró esta experiencia ignaciana. 

Ya el viaje de ida junto a Silvia Leal fue sumamente gratificante donde en esas horas desde Santa Fe a Talar de Pacheco pudimos acercarnos, charlar y conocer un poco más de nuestras vidas. Una vez instaladas en el imponente Colegio Máximo de San Miguel, tuve una sensación de paz infinita, a pesar de los nervios que me provocaba tener que dar oración en cursos de secundaria, cosa que nunca había hecho. La recepción, primer del P. Leonardo y luego, ya en el colegio parroquial Patriarca San José por parte de Marcelo, su director, fue muy afectuosa, llena de cariños y gestos de cordialidad.

Luego de las palabras iniciales del P. Leonardo y las directivas para comenzar el taller, me fui a mi lugarcito: la parroquia. Dentro de ella habían dispuesto un lugar especial para que los niños se sentaran en rondo y los adultos del taller detrás para observar. Todo fue maravilloso, los adultos escuchando y tomando notas y los chicos abriendo sus corazones a Jesús de una manera que creo yo, solo provoca la guía de San Ignacio. Esos silencios tan hondos y tan profundas en donde realmente sentí que Jesús estaba ahí. Luego de los más pequeños, venían los de secundario!!!!!!!! Hacía rato no sentía tantosssss nerviossss pero para mi sorpresa salieron hermosas las oraciones!!! Definitivamente el Espíritu Santo obró ahí también poniendo palabras en mi boca, soplándome al oído las palabras justas que tal vez esos adolescentes necesitaban oír para sentir que con El todo lo podemos, que Él no se deja ganar en generosidad, en bondad, en amor.

Como le dije a Patricia, comencé oración ignaciana como una manera de estar más cerca de mis hijos y no puedo creer el alcance que esto ha tomado. Yo pensé que había elegido esto pero tengo la extraña sensación de que ha sido justamente al contrario: Él me eligió, Él nos eligió a cada uno de nosotros para ser como Simón, pescadores de hombres, de corazones... para acercar la palabra de Dios.

Así que quiero animarlos a que sigamos en este camino y como dije en la reunión, los que sean convocados y puedan hacer esta experiencia ni lo duden... acomoden sus horarios y háganlo. Vale la pena!!!

Los dos días de oración fueron preciosos, con grupos pequeños de chicos y adultos que se comportaron además con absoluto respeto. Mi agradecimiento especial al P. Leonardo, al P. Rafael que nos recibió en su casa a cenar el día jueves, a los estudiantes que viven ahí, los cuales nos hicieron pasar una hermosísima cena, llena de risas, anécdotas y chistes. Y a todas y cada una de las personas del Colegio Patriarca San José, portera, profesores, directivos, tanto de primaria como de secundaria. Todos lograron que nos sintiéramos realmente como en casa. Un gran abrazo en Cristo.
Fer





viernes, 19 de agosto de 2016

CÓMO EMPEZÓ TODO...

Siendo capellán de un colegio de Escolapias encontré una práctica interesantísima llevada adelante por San José de Calazans, la de la “oración continua”. Adaptada a nuestros tiempos, en lo concreto se llevaba cada quince días a cada curso al oratorio para tener un rato de oración. Si el grupo era demasiado grande, se lo dividía. Cuando tomé el espacio, comencé a hacer lo que sabía: oración al estilo de San Ignacio.
Adaptándolo a las edades de entre 6 a 12 años, compartimos contemplaciones del evangelio durante años. Después pude hacerlo en una escuela en un barrio humilde, y después en el Colegio Inmaculada de Santa Fe.
En Inmaculada comenzamos a finales del 2009 y fuimos convocando a papás y mamás de los chicos con quienes armamos un nutrido grupo de misioneros de la oración ignaciana que hoy supera la treintena. Ellos fueron compartiendo con los chicos la oración guiada por un jesuita, y cuando se sintieron seguros –cada uno al ritmo personal–, fueron tomando la posta de guiar las oraciones. Hoy ya contamos con un grupo consolidado que cubre todos los cursos de primaria.
En el tercer año del nivel secundario, los estudiantes mismos comienzan a guiar la oración a sus compañeros. Habiendo practicado durante años la oración desde la primaria, se han convertido en expertos, y ayudándose de una guía escrita se muestran completamente naturalizados con el método ignaciano y pueden conducir la oración introduciendo sus propios comentarios y dinámicas para hacer participar a los compañeros, motivar al silencio, a la contemplación, rescatan lo que ellos comparten, iluminan el sentido general, guían el examen de la oración.
Queremos compartir esta experiencia, porque estamos convencidos que la oración ignaciana es el humus de todo el trabajo apostólico del colegio. Es lo más imperceptible, pero lo que prepara una disposición buena para la recepción de la Buena Noticia y una respuesta vital auténtica para la construcción del Reino.
Queremos animar a practicarla. Lleva esfuerzo de organización institucional, de aprendizaje, de recursos en cuanto a que es necesario un espacio y personas que se carguen el proyecto a sus espaldas, pero vale la pena porque los frutos son enormes. Es necesario contar con todo el apoyo del Consejo Directivo para insertar en la trama escolar esta actividad. Ella tiene la fecundidad de hacer crecer muchas competencias que desbordan lo meramente espiritual religioso.
Es posible soñar con que en lo hondo de nuestros alumnos fermente la levadura de la vida de Dios, porque se les ha proporcionado un espacio sostenido para que beban en el río de vida. Sólo desde aquí pueden dar una respuesta personal a su Criador y Señor. Sólo desde esa experiencia personal de Dios pueden transparentar actitudes auténticas que transformen la realidad en espacios del Reino, manifestado en los criterios, actitudes, gestos, calidad en las relaciones basadas en el amor, la justicia, la paz, la alegría profunda.
Si consideramos que nuestros estudiantes y la comunidad pide sostenidamente, durante años al Señor, conocerlo internamente para más amarlo y para más seguirlo ¿no escuchará el Señor, sobre todo a las almas puras de los niños y jóvenes? ¿no dará la gracia? Esta petición ignaciana es poner en el curriculum la pobreza de lo que no podemos alcanzar con las propias fuerzas sino que es una gracia que sólo Dios puede dar.




Some years ago, when I was working at a School of Escolapias, I came across a very interesting practice carried out by Saint Joseph Calasanz – “continual prayer”. Concretely, this practice – adapted to present times –  consisted in taking groups of students to the chapel once every fortnight to pray for a little while. When the group was too large, it was split into two. When I joined that community, I did what I knew best: Ignatian prayer.
We shared meditation and contemplative practices on  Gospel episodes adapted to meet  the needs of students between 6 and 12 years old. Later on, I did the same at a school from humble origins and, finally, at Inmaculada School from Santa FeArgentina.
We launched this initiative at Inmaculada School in 2009; and since then, we have gathered a large group of parents who collaborate, called “missionaries of Ignatian Prayer”. Today there are over thirty “missionaries”. At first, the prayer was led by a Jesuit, and parents were present but did not participate. Little by little, as they grew more confident, they  started leading the prayer. Today, we have consolidated a group of parents who work with all the grades in primary school, and we have also incorporated high school. 
In their third year of high school, the students start leading the prayer. After having practiced the Ignatian method since primary school, they have become experts; and, with the help of a written guide, they can lead the prayer very well and even introduce their own remarks and dynamics to foster their classmates’ participation, silence and contemplation; to identify the essential points in the ideas they share, facilitate insight and  reflect on their experience of prayer. 
We want to share this experience with you because we truly believe that it is the “humus”, the driving force for the apostolic work carried out at school. It may be imperceptible, but it makes us more ready and willing to welcome the “Good News” and to build the kingdom of God.
We truly encourage you to adopt this fruitful practice, which develops skills beyond the religious and spiritual aspects. It may require a big organizational effort and resources (to find the place, the time and the people) but it is really worth the effort. You  must also count on the support of the school authorities to insert this activity in the school calendar.
It is our dream that the yeast of God may ferment deep inside our students’ hearts; because through the continual practice of the Ignatian prayer, they have been given the chance to drink from the river of life. It is solely based on this ground that they can give a personal answer to their Creator and Lord; it is solely based on this personal experience of God that they can make a difference and transform reality through actions and bonds based on love, justice, peace and true joy so as to ensure that thy kingdom come.

Don’t you think that our Lord will surely hear the prayer of these pure souls, who for so many years have asked Him to know Him more clearly, to love Him more deeply and to follow Him more nearly? Don’t you think that He will grant them this favor? In the Ignatian petition we acknowledge that we are poor, that there are things we cannot achieve by ourselves but by the grace of God only.
                                                                                                                         Leonardo Nardín SJ

jueves, 18 de agosto de 2016

CÓMO APROVECHAR EL MATERIAL EN ESTE BLOG

Esta actividad está organizada de modo tal que los niños realizan todo el mes de EE ignacianos a lo largo de los distintos grados de la primaria. Los niños tienen un encuentro quincenal, que es guiado por un sacerdote jesuita, un catequista o un padre guía, y durante el mismo van contemplando cada una de las fichas que figuran en el margen derecho.

Las fichas están organizadas en orden cronológico y por grado, y se descargarán automáticamente, al presionar el enlace que está a continuación del nombre. No obstante, este blog todavía está en construcción y no se han cargado la totalidad de las fichas correspondientes a todos los grados aun.

Los EE se dividen en los siguientes momentos, a saber:

Primer grado: Principio y Fundamento (EE)
Segundo grado: La vida oculta
Tercer grado: La vida pública
Cuarto grado: La oración del Señor
Quinto grado: La vida pública
Sexto grado: Tercera semana de EE
Séptimo grado: Cuarta semana de EE.

En el blog también encontrarás opiniones sobre la OI vertidas por padres, alumnos y docentes del colegio; y por los asistentes al primer Taller de Oración Ignaciana dictado en mayo de 2016 en el Colegio Inmaculada de Santa Fe, que contó con la asistencia de pastoralistas, directivos y catequistas de colegios jesuitas en Argentina, Uruguay y Paraguay.

Todo sea AMDG.

GETTING STARTED

This activity is organized in such a way that students cover the whole month of Spiritual Exercises during the first seven years at primary school. The meetings take place once every fortnight and are led by a Jesuit, the religion teacher or trained parents, who use a guide designed by Leonardo Nardín SJ.
 The guides follow a chronological order and are divided by grade, and can be downloaded from the blog (please see the column to the right). This blog is still under construction, so unfortunately only some guides have been translated and uploaded so far. Sorry!

Stages of the Spiritual Exercises:
1st grade of primary school: First Principle and Foundation
2nd grade of primary school: Jesus’ infancy and hidden life
3rd grade of primary school: Public life
4th grade of primary school: Our Lord’s prayer
5th grade of primary school: Public life
6th grade of primary school: Third week of the SE
7th grade of primary school: Fourth week of the SE

In this blog you will also find testimonials from students, parents and teachers; and from the attendees to the first Workshop on Ignatian Prayer held at Inmaculada school from Santa Fe in May 2016, and aimed at catechists, religion teachers, and headmasters and headmistresses from Jesuit schools in Argentina, Uruguay and Paraguay. 

AMDG